viernes, 21 de septiembre de 2018

HOMILÍA DOMINGO XXV DEL TIEMPO ORDINARIO 23-09-2018


XXV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO



SER ENTREGADO

Mc. 9, 30-37

El Evangelio siempre resulta molesto a nuestros intereses y egoísmos. La insistente llamada de Jesús de hacerse pequeño, “como un niño en brazos de su madre”, a confiar, choca frontalmente con nuestra autosuficiencia, con nuestro deseo de brillar y, sobre todo, de ser el protagonista de todo. La pregunta siempre del millón es, quién es el más importante en el mundo, en la Iglesia, en la familia, en mis amigos, en mi empresa. Solemos dejarnos llevar por tantos intereses humanos, por tanta falsa belleza. Por valores y criterios que no duran nada en el corazón humano. Jesús va a poner claro unas cuantas premisas.
La primera es que el más importante es el que más ama, el que más sirve, el que más entrega su vida por amor. El Hijo del hombre va a ser entregado. El valor y la belleza de una vida siempre está en la entrega por amor. No en ser eficaz, ni en un activismo frenético sino en una vida entregada en sencillez y amor, amando como “a lo tonto”, como hacen tantas madres que son sorprendidas siempre en su corazón en un flagrante acto de entrega y amor y casi no se dan cuenta ellas mismas. Ama quien se entrega sirviendo desde el amor. Jesús nos enseña este camino que conduce a la cruz, al sacrificio, pero no se detiene hasta llegar a la vida plena y feliz.
Por otra parte, es verdad que nos ocurre a todos, como a los apóstoles y discípulos, que no nos enteramos de la fiesta. Jesús habla de dar la vida, de la entrega, de recorrer el camino desde un amor que no se para ante las dificultades, que quiere llegar hasta el final.
Es verdad que las dificultades del camino, a veces, nos echan para atrás, pero tenemos que llegar al final, no pararnos ante las dificultades, sino confiar en el Amor del Señor y saber que se ama desde el servicio humilde de los que eligen, como Jesús, el último puesto y desde la entrega se pone en manos de los pecadores para confirmarlo.

+Francisco Cerro Chaves
Obispo de Coria-Cáceres  

jueves, 20 de septiembre de 2018

JUEVES 20-09-2018

Jueves 20 de septiembre de 2018



( Imagen: Cristu Benditu, Guijo de Granadilla)

A orar se aprende orando, como a vivir viviendo y a amar amando. No existe otro camino. 
Teorizar sobre la oración sin lanzarse de cabeza, es como el que quiere nadar y no se tira al agua. 
Cada dia el Espiritu Santo viene en nuestra debilidad y nos enseña a orar en nuestra pobreza. No existe una oración perfecta, existe la oración verdadera que es aquella que amamos hasta el final. 
A veces en medio de la pobreza de miles de distracciones podemos decirle al Señor nuestro amor incondicional, como María canta el Magnificat.


+Francisco Cerro Chaves
Obispo de Coria Cáceres